Texto : Guillermo Toloza ,FOTOS: Mauricio Aguirre

El más “pesado”de todos los cruceros

La loca idea de Andy Piller, un productor musical suizo avecindado en Vancover mientras bebía unos tragos con amigos, de llevar un festival de Heavy Metal a bordo de un barco de cruceros se transformó en una realidad cuando en el año 2011 vio la luz 70000 Tons of Metal, “el crucero de Heavy Metal más grande del mundo”; el Monarch of the Seas de Royal Caribbean fue el barco que lo albergó y que le dio el nombre con sus 70000 toneladas de desplazamiento.

Independence of the Seas

El pasado 6 de Febrero llegaba a su fin la 7ª edición de este exitoso crucero temático que por tercera vez se lleva a cabo a bordo del Independence of the Seas, barco que ostenta 154000 toneladas de desplazamiento, más del doble que el barco original y que por 7ª vez agota todos sus tickets, sin duda un éxito del que muy pocos cruceros temáticos se pueden jactar

Nuevo Servicio en IC Magazine

El 2 de febrero, en el puerto de Fort Lauderdale, 3022 pasajeros abordaron el espectacular Independence of the Seas que con sus 339 metros de eslora y 15 cubiertas se transformaría en el epicentro del Heavy Metal mundial; a los pasajeros pagados se le sumaban 981 músicos y técnicos además de los 1445 tripulantes para totalizar 5448 personas cuyas vidas durante 4 días girarían en torno a la música extrema. 61 bandas formaban parte del cartel entre las que se puede mencionar a Anthrax (uno de los Big 4), Testament, Overkill, Death Angel, Arch Enemy y Therion,solo por nombrar a algunas; 123 show en vivo en 4 diferentes escenarios, avant premieres de DVD’s, meet & greets, 74 nacionalidades con presencia a bordo y una atmósfera solo vista en los grandes festivales de verano europeos pero a bordo de un crucero de lujo.

Una recalada en Labadee, el paraíso privado de Royal Caribbean arrendado a Haití, fue el único puerto de escala, un paraíso tropical

La inmersión es total, desde la llegada al terminal 18 del puerto en cuyo sistema de amplificación sonaban clásicos del metal en vez de esa música neutra de aeropuertos y malls; la foto de embarque tenía el logo del evento en vez de una imagen del barco, la bienvenida a bordo la daban las Pool Girls –el team 70000 Tons- y todas las áreas públicas del barco se llenaban de metaleros de negro venidos de todo el mundo. Tras acomodarnos en la cabina e ir a disfrutar de un abundante almuerzo buffet en el Windjammer Café, a las 17:15 en el Pyramid Lounge hacía su entrada en escena Trauma en lo que sería el primero de todos los shows; el Alhambra Theater con capacidad para 1400 personas vería acción también ese día con shows de Testament y Arch Enemy; Studio B, la pista de patinaje sobre hielo, sería el tercero de los escenarios en hacer vibrar a los fanáticos con una banda tan icónica como Death Angel. La programación tenía el último de los shows iniciando a las 05:15 en lo que era solo la primera jornada.

Al día siguiente, a las 10:00, se daba el puntapié inicial a los shows en el escenario más representativo de este festival flotante, el Pool Stage, el escenario más grande del mundo que surca los mares; un desafío de ingeniería y recursos que rivaliza con cualquiera de los escenarios de los grandes conciertos en vivo realizados en tierra firme. A los shows sin fin se suman las atracciones propias del barco como Flow Rider -la piscina con olas para surfear-, el Rock Climbing Wall, el campo de mini golf o el Royal Promenade, una calle que cruza el barco de proa a popa donde se pueden encontrar tiendas de souvenirs, joyerías, perfumerías, bares temáticos y una pizzería con servicio las 24 horas. Si de comer se trata, el comedor principal con tres niveles y capacidad para 2000  personas era una de las principales opciones incluidas en el precio…

 

Descárgate la revista para poder continuar leyendo este articulo

[maxbutton id=”2″ url=”http://es.calameo.com/read/00525648222be75f16b2d” ]

[maxbutton id=”1″ url=”https://drive.google.com/open?id=0B2g1AVbB02e-N1pPSlNsUDdCQkk” text=”PDF” ]