Por :Conchi Castañeira

Entrevistamos a los actores de Arte

foto:Vanessa Rabade.

Sergio ha comprado un cuadro-una tela blanca- por una importante suma de dinero. A Marcos le parece horrible y no puede creer que a su amigo le guste una obra semejante. Iván intenta, sin éxito, mediar entre los dos amigos. ¿Qué ocurre cuando por culpa de una obra de arte, tres amigos comienzan a debatir sobre su verdadera amistad?

Así plantea “Arte”, de la dramaturga francesa Yasmina Reza, el arte, la amistad y el éxito, de una forma divertida, impertinente y sumamente inteligente.

foto:Vanessa Rabade.

Jorge Usón:

Icruceros: Últimamente estas que no paras, televisión, teatro, cine -“Incierta Gloria” estrenada el pasado marzo- y aún parece que te queda tiempo para las cantatas “De carne y hueso”, ¿el trabajo bien hecho empieza a dar sus frutos? 

Jorge Usón: Estoy a tiempo completo dedicado a lo mismo, ya sea actuar o cantar o todo a la vez. No me detengo a mirar los “frutos” solo a saborearlos de manera continuada. No me hace falta parar de momento y el tiempo es relativo. Y si además quieres vivir en España y vivir de este trabajo si te paras no comes. Eso es así.

Icr.: Volviendo a “De carne y hueso”, primero fue en Aragón, tu tierra, y después en Madrid, donde acabas también de estrenar “Arte” en el Teatro Kamikaze, ¿compaginarás ambas cosas

J.U.: Desde luego. “De carne y hueso” es un proyecto hermoso que necesita muchos cuidados y un trabajo constante. Es una obligación voluntaria muy hermosa que forma parte ya de mí día a día. Si se puede ir allí iremos a tocar. Hay que cantar mucho y muchas cosas. Lo tenemos claro los cuatro que integramos el grupo. De momento estaremos varios fines de semana en Madrid en sesiones golfas de verano en el Teatro del Arte. Lo pondremos en la redes.

Icr.: Quizás lo que muchos no sepan es que eres médico psiquiatra, ¿qué te lleva a dedicarte en cuerpo y alma al espectáculo en todas sus facetas?

J.U.: Un misterio. El mismo que  lleva a las personas a enamorarse o a elegir un oficio u otro. Yo hago lo que creo másconveniente para mi salud. Y si algo he aprendido de salud mental es que hay encontrar la ruta más razonable y saludable para hacer valer la ética de lo que queremos en la vida. Y en eso soy un prvilegiado.

Icr.: Háblanos de “Arte” 

J.U.: Arte” es un drama divertidísimo, cuanto más te ríes menos gracia te hace. Como las grandes obras. Pura contradicción bien tramada y con mensaje. Si además le juntas un director como la copa de un pino que se detiene a afinar cada instrumento cada vez que hace falta y a unos compañeros entregados y buenísimos en su trabajo, imagínate el gozo y el resultado.

Revista22

Leer más publicaciones en Calaméo

foto:Vanessa Rabade.

Roberto Enríquez:

Icruceros: Teatro, cine, televisión, nominado no pocas veces a premios de diversa índole de los cuales te has llevado bastantes a casa. Lo que resulta curioso es que la popularidad te llegó a través de la televisión, pero ¿cuál es el medio que te ha reportado más alegrías y satisfacciones?

Roberto Enríquez: Lo que verdaderamente me parece esencial, es el proyecto y las personas que lo hacen. Amo subirme a las tablas y amo rodar, pero lo que marca la diferencia es qué y con quien.

Icr.: En el pasado año has compaginado teatro con la serie de televisión “Vis a vis”, líder de audiencia, elogiada por la crítica y de una gran calidad, ¿qué te llevas de haber sido protagonista de esta novedosa serie?

R.E.: “Vis a Vis” es un ejemplo de la pregunta anterior. Cuando consideras al espectador como un ser inteligente, adulto y con la mente abierta y se cuenta con un equipo de profesionales de lujo delante y detrás de las cámaras. Me llevo pasión y fe en ese trabajo y encima tuvimos la suerte de que salió bien. La verdad es que cuesta olvidarla.

Icr.: Has emocionado al público con la obra de teatro “Mi pequeño poni”, ¿es necesario concienciar aún más sobre algo tan delicado y cruel como el acoso escolar?

R.E.: Es necesario dar visibilidad al acoso escolar. No utilizar eufemismos, considerándolo cosas de niños. Las consecuencias son gravísimas. Pero el mundo de los niños es un reflejo de el de los adultos y de nada sirve mirar hacia el mundo  infantil, si acto seguido no se mira también al mundo adulto. Hay que concienciar a toda la sociedad en el respeto al diferente. Diferente por su sexo, por su sexualidad, su color de piel, su acento, el tamaño de sus dientes, su altura, etcétera. Sería una buena meta, ver solo a la persona…

Descárgate la revista para poder continuar leyendo este articulo

[maxbutton id=”1″ url=”https://drive.google.com/open?id=0B2g1AVbB02e-N1pPSlNsUDdCQkk” text=”PDF” ]

[maxbutton id=”2″ url=”http://es.calameo.com/read/00525648222be75f16b2d” ]